lunes, 5 de septiembre de 2016

Battlefield 1 Beta. Opinión y filosofeo.

Estos últimos días hemos tenido acceso a la beta del nuevo Battlefield 1, la última entrega de una saga que, tiempo ha, renovó el género de los shooters multijugador. En su época esta saga revolucionó el mercado, creando un campo de batalla en el que 64 jugadores se podían meter de hostias usando todo tipo de vehículos  y aviones, en un conflicto totalmente dirigido por las acciones de los jugadores. La saga ya no es lo que era y Battlefield ha sucumbido en sus últimas entregas al germen de Call of Duty (ésto es priorizar la conformidad frente a la novedad en cada nueva entrega, haciendo que los cambios entre cada juego de la saga sean muy leves). De todas formas llevaba tiempo queriendo probar este juego, debido principalmente al cambio de época histórica, la Primera Guerra Mundial, un conflicto muy poco tocado en el mundo de los videojuegos (lo cual es irónico, sabiendo la importancia que tuvo en la historia) y, después de probarlo, hay dos cosas de las que quiero hablar.




En primer lugar el juego es jodidamente divertido. El cambio de ambientación le viene muy bien, tanto por las armas y herramientas que el juego pone en nuestra mano como por los vehículos, con ese estilo de mazacotes de metal tan típico en la época. Detalles como el gas mostaza y la necesidad de usar máscara o la exagerada resistencia de los tanques (recordemos que los tanques eran un invento nuevo, no se empezaron a utilizar hasta 2 años después de empezar la 1ª GM) te meten mucho en la acción, y toda fluye de forma muy dinámica.

Pero he notado algo en el juego que no me ha gustado. Es más una sensación que un dato objetivo, pero está ahí y lo noto cada vez que juego. Se controla demasiado bien. Parece una estupidez, pero la Primera Guerra mundial dio comienzo en el 1914, las armas eran toscas y arcaicas, en sus inicios todavía se usaba la caballería como frente de batalla y los primeros aviones que se usaron eran de madera. Era el inicio de la guerra moderna, y mucho del armamento que se utilizaba eran prototipos de muy baja fiabilidad. Incluso los tanques que empezaron a usarse tenían problemas graves de ventilación y era común que los conductores se desmayaran debido a los gases que salían del motor. 

Este juego se maneja demasiado bien. Suena estúpido, pero esto es un problema. Las armas casi no tienen retroceso y son muy precisas. El tanque se dirige sin problemas y se dispara cómodamente, y los aviones son muy fáciles de controlar. Tampoco se le pide a Battlefield simulación realista, pero no se siente como la Primera Guerra Mundial, es todo demasiado fácil. No se refleja el terror de las nuevas armas que aparecieron, la brutalidad de los inicios de la guerra química y los kilómetros y kilómetros de trincheras que recorrían los campos de batalla. Battlefield 1 parece un juego de guerra moderno pero con modelos inspirados en la primera guerra mundial. Es como un gran campo de paintball, entretenido sí, pero es un entretenimiento vacío. Faltan las sensaciones, falta la sensibilidad, falta que se olvidase de ser un Battlefield, y adquiriera una nueva personalidad.

De todas formas, todo este filosofeo ha sido una opinión subjetiva, si nos basamos puramente en la diversión cumple de sobra. Es entretenido, tenso y gráficamente impresionante. Pero esperaba algo más, esperaba que Battlefield fuera capaz de arrancar sus raíces del suelo e iniciar un viaje hacia algo original, quizá soy demasiado soñador, quizá sus raíces son demasiado profundas.

Concluir recordando que, por nuestra experiencia con el resto de la saga, nos van a querer sajar 150€ para poder tenerlo completo. Como juego, me alegro de haberlo probado, como producto le pueden dar por el culo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario