sábado, 16 de enero de 2016

Review: The Last of Us



Desde el día que salió al mercado The Last of Us se convirtió en juego de culto para muchísima gente. Nueves y dieces aparecieron en todas las revistas y páginas especializadas. Incluso mucha gente no dudó en considerarlo El Ciudadano Kane de los videojuegos. Para los que no entendáis esta comparación: al igual que a los videojuegos ahora, el cine durante mucho tiempo no era considerado un arte, sino un entretenimiento vacío y sin fondo. Mucha gente en los años 40 incluso insistía en que el cine era dañino, y que hacía a los jóvenes confundir realidad y ficción (que poco hemos evolucionado). Ciudadano Kane fue aquella obra que apareció en 1946 para demostrar sin lugar a dudas, que el cine sí es un arte.

Por fin me he podido hacer con una PS4 y pude jugarlo después de tanto tiempo, aprovechando la existencia de los famosos remastered que, a pesar de ser odiados por la comunidad, a mi me están ayudando a conocer ciertos títulos de PS3 que nunca llegué a jugar por no poseer la consola de Sony.

Voy a tratar este análisis sin ningún spoiler. De todas formas, si quieres llegar virgen a TLoU solo diré:

¿Es un buen juego? Vaya si lo es... Es notablemente superior a lo que nos tiene acostumbrados nuestro medio.

¿Es el Ciudadano Kane de los videojuegos? Ni de coña.

La historia nos presenta un mundo asolado por una plaga de hongos que convierte a hombres en zombies-champiñón sedientos de cerebros. Si te muerde uno de los zombies, te traspasa esporas y tardas un par de días en volverte uno de los suyos. Joel, nuestro protagonista, se ve obligado a ayudar a Ellie, una niña de 14 años, a realizar un largo viaje a través del país. Es decir, tiene todos los puñeteros y horribles tópicos de todas las películas y juegos de zombies jamás existentes de los que, personalmente, estoy más que harto.

Pero este juego está desarrollado por Naughty Dog, y si algo caracteriza a este estudio es no hacer un juego original aunque les estén apuntando con una pistola. Eso sí, lo que hacen siempre siempre suele estar tan bien hecho que la falta de originalidad no llega a ser un problema.

La gran baza del juego está en su carga emocional. Joel es un hombre atormentado por su pasado, del que trata de escapar cada día de su vida. Ellie es una niña que ha nacido en medio del apocalipsis. Lo único que conoce es la muerte y la tragedia. El juego consigue meterte en la piel de ambos. Acabas llorando sus tragedias y celebrando sus victorias, gracias un magistral desarrollo de los personajes que, aunque algo rápido para mi gusto, los convierte en personas complejas, que aprenden y evolucionan, sacándolos de los típicos clichés del género. El juego refuerza la empatía del jugador cambiándole el control entre ambos personajes en momentos precisos, haciéndole ver el mundo desde los ojos de ambos y sus distintas formas de enfrentarse a los peligros.

Todo lo anterior está reforzado gracias a su segunda gran virtud: su kinestesia. La kinestesia representa cómo es la relación entre el jugador y su avatar. Es decir, ¿cuando yo giro el joystick el personaje se mueve lento o rápido? ¿El personaje dispara como Chuck Norris con una ametralladora en cada mano o es impreciso y débil?

En este caso estás controlando a un hombre ya mayor y a una niña pequeña, y este hecho consiguen trasladarlo perfectamente a la kinestesia. El personaje se va a mover despacio de cojones. Si quieres sacar la pistola, tendrás que abrir la mochila, buscarla y volver a cerrarla. Cada vez que dispares el retroceso será salvaje, el personaje se desequilibrará y te vibrará el mando. Todo el control está pensado para que te sientas incómodo y esto, aunque suene absurdo, es muy bueno. No eres un superhéroe, eres un viejo, y cada acción que realices, el juego te lo va a recordar.

Pero bueno, ya le he hecho la pelota suficiente, vamos a sacar sus fallos, que si no esto no tiene gracia.

Su principal defecto me pone de los nervios. Casi se carga mi experiencia de juego. ¿Por qué pollas tengo que estar pegándome tiros cada 3 malditos minutos? ¿No se supone que lo importante de este juego es la historia? Avanza en la historia y no me saques la escuadra de bandidos clónicos número 541.

Me cabrea mucho. Me prometieron una experiencia humana y trágica y, efectivamente ahí está, pero se ve en segundo plano porque hay que mantener al jugador de CoD contento con tiroteos constantes. No digo que no tenga que tener combates, es más, gracias a su control son impresionantes, pero la emoción de los mismos se pierde muchísimo cuando ya llevas asesinados a miles de bandidos y champiñones, convirtiendo lo que debería ser una experiencia increíble en un trámite para seguir con la historia. Tiene demasiada acción para ser un juego narrativo y tiene demasiada historia para ser un juego de acción.

Este es, a mi parecer, el único fallo grave que tiene el juego. El único que puede joder la experiencia. Aún así tiene alguno más.

Por alguna razón Naughty Dog decide mostrarte el mundo lo justo y necesario para avanzar en la historia. Sabes que existe una organización llamada los Luciérnagas porque interactúan directamente contigo, pero no te cuentan sus orígenes y no llegas a conocer bien el porqué de su creación. Además cosas tan básicas como el inicio de la plaga se comentan muy vagamente, y no te dan datos suficientes para crearte una imagen mental de los acontecimientos que han provocado la caída del mundo. Y es una pena que se sepa tan poco, porque es un mundo que pide a gritos ser explorado.

Además he de criticar el final. Personalmente me resultó muy soso con respecto al resto del juego. No está mal, pero me esperaba una conclusión maravillosa, un cénit narrativo y visual que me dejara pensando en él tras acabarlo. No fue para tanto. Tristemente acaba siendo lo menos importante del juego.

Para quién haya llegado hasta aquí, que supongo que será nadie, he de decir que es un juego que merece la pena probar. No es el 9,5 que se le da en metacritic, pero sí sobresale de la mayoría de juegos del mercado, y le da algo de vida al genero de zombies. Un género que no se merecía una obra de tanta calidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario